jueves, 3 de noviembre de 2016

Esclavo humillado


     Mientras desayunaba lo deje alli,que pensara en lo que le esperaba, que sufriera con la incertidumbre. Entre en la estancia, le mire y en seguida bajo su mirada temblorosa, sabia que estaba en mi poder, el solo era un ser insignificante, rendido a los deseos de su Dueña.
    Empeze a calentar la fusta en su trasero, dandole cada vez un poco mas fuerte, sus gemidos dejaban claro que estaba disfrutando con el castigo, pero por si hubiera alguna duda, me agradecia con un Gracias Mistress, cada uno de mis fustazos.
   Este es tu cometido en la vida sucio esclavo, recibir mis correctivos y besar por donde piso, lo sabes, verdad?
 Si Mistress, lo se.
 Muy bien gusano, no te vayas, ahora seguire contigo...

Mistress Johanna

7 comentarios:

  1. siga porfavor Mistres.....

    ResponderEliminar
  2. Esta impresionante, mistress, como siempre.
    Se la echa de menos en Barcelona, snif, snif. A ver si se anima algun dia a visitar de nuevo sus esclavos del mediterraneo
    a sus pies

    ResponderEliminar
  3. Echábamos de menos las nuevas entradas en el blog, pero la espera ha merecido la pena para ver tanta belleza ante la que postrarnos. De hecho, contemplando Su figura y de rodillas frente a mi ordenador no he podido resistirme a hacerle un tributo personal y luego tragármelo hasta la última gota.
    Siempre a Sus Pies

    ResponderEliminar